fbpx

¿Vivir más o vivir mejor? Es mejor ambas

¿Vivir más o vivir mejor? Es mejor ambas
72 / 100

Claves: vivir más, vivir mejor, envejecimiento saludable, Día del Abuelo

El 28 de agosto, en México, se conmemora el Día del Abuelo, esta fecha tiene como objetivo reconocer la contribución de los adultos mayores al desarrollo económico y social, así como resaltar las oportunidades y los retos asociados al envejecimiento demográfico.

¡Felicidades a todos los abuelitos y abuelitas!

Y para celebrarlo, aquí te dejamos información sobre la situación actual y de salud de los adultos mayores en Nuevo León, en México y en el Mundo que debes de saber.

¿A partir de qué edad comienza la vejez?

Algunos autores definen la vejez o tercer a edad a partir de los 60 años, otros, a partir de los 65 o 70.

Según la OMS, las personas de 60 a 74 años son consideradas de edad avanzada, de 75 a 90, viejos o ancianos, y las que sobrepasan los 90 años se les denomina grandes viejos o grandes longevos.

Para las Naciones Unidas, un anciano es toda persona mayor de 65 años en los países desarrollados y de 60 años para los países en desarrollo; por lo que, en México, es considerada anciana una persona a partir de los 60 años.

Sin embargo, en México, a toda persona mayor de 60 años se le llamará de forma indistinta persona de la tercera edad.

Debido a la definición anterior, se considera que Estamos viviendo en un mundo envejecido, ya que más del 10% de su población total son Personas Adultas Mayores (1).

Nuestro país, de igual manera está envuelto en la turbulencia del envejecimiento, de acuerdo al último censo de Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), lo habitamos poco más de 112, 000,000 de personas, de los cuales el 9.6% del total de esta población son personas mayores, estamos a un paso de ser un país envejecido, ya que para el año 2020 estaremos cruzando la barrera del 10% de personas mayores, lo que nos dará el adjetivo de “país envejecido” (1).

Mientras que para el 2050, la OMS estima que la población mayor de 60 años, en México, será de entre un 20 a 24% (Figuras 3.1 y 3.2)

Definición de vejez

El envejecimiento es la acumulación de una gran variedad de daños moleculares y celulares.

Con el tiempo, estos daños reducen gradualmente las reservas fisiológicas, aumentan el riesgo de muchas enfermedades y disminuyen en general la capacidad del individuo.

A la larga, sobreviene la muerte. Sin embargo, estos cambios no son ni lineales ni uniformes, y solo se asocian vagamente con la edad de una persona en años.

Así, mientras que algunas personas de 70 años gozan de un buen funcionamiento físico y mental, otras tienen fragilidad o requieren apoyo considerable para satisfacer sus necesidades básicas (2).

Estos cambios se deben a que los mecanismos del envejecimiento son aleatorios. Pero también se debe a que esos cambios están fuertemente influenciados por el entorno y el comportamiento de la persona (2).

La vejez no solo se trata de los cambios fisiológicos o biológicos, sino también de cambios en los roles y las posiciones sociales, así como la necesidad de hacer frente a la pérdida de relaciones estrechas (2).

En México, este proceso de envejecimiento predomina en el sexo femenino y se observa en las proyecciones demográficas un menor número de nacimientos y una menor mortalidad.

La esperanza de vida actual es de 77 años para las mujeres y 72 para los hombres, este proceso conlleva la manifestación de enfermedades crónicas no transmisibles, cuya atención y control es un reto para los gobiernos, las instituciones y la sociedad, quienes deberán proponer políticas públicas acordes para la atención de este grupo de edad (1).

Envejecimiento saludable

El término Envejecimiento Saludable se emplea mucho en círculos académicos y políticos; sin embargo, y sorprendentemente, no hay consenso sobre lo que ese concepto podría abarcar o cómo se lo podría definir o medir.

A menudo se lo utiliza para referirse a un estado positivo, libre de enfermedades, que distingue entre individuos saludables y no saludables (2).

En cuanto a este proceso de Envejecimiento Saludable, considero que en nuestro país todavía no se alcanza, ya que las personas mayores son consideradas todavía como un grupo en situación de vulnerabilidad, debido a las características bio psico sociales que se presentan con la edad y que se acentúan a mayor longevidad (1).

La OMS considera el Envejecimiento Saludable en un sentido amplio, basado en el curso de la vida y en perspectivas funcionales, por lo que define el Envejecimiento Saludable como el proceso de fomentar y mantener la capacidad funcional que permite el bienestar en la vejez (2).

La capacidad funcional comprende los atributos relacionados con la salud que permiten a una persona ser y hacer lo que es importante para ella. Se compone de la capacidad intrínseca de la persona, las características del entorno que afectan esa capacidad y las interacciones entre la persona y esas características.

La capacidad intrínseca es la combinación de todas las capacidades físicas y mentales con las que cuenta una persona, mientras que el entorno comprende todos los factores del mundo exterior que forman el contexto de vida de una persona (2).

En el entorno se encuentra una serie de factores que abarcan el entorno construido, las personas y sus relaciones, las actitudes y los valores, las políticas de salud y sociales, los sistemas que las sustentan y los servicios que prestan.

Bienestar y vejez

El término bienestar se considera en el sentido más amplio y abarca cuestiones como la felicidad, la satisfacción y la plena realización (2).

En todo momento, puede que una persona tenga reservas de capacidad funcional que no aprovecha. Estas reservas contribuyen a la resiliencia de la persona mayor.

El modelo del Envejecimiento Saludable concibe la resiliencia como la capacidad de mantener o mejorar el nivel de capacidad funcional frente a la adversidad (ya sea a través de la resistencia, la recuperación o la adaptación) (2).

Lo anterior se refiere a que la resiliencia de la persona mayor depende de sí misma y de cómo reacciona frente a distintas situaciones, desde el lado positivo de prevenir enfermedades o cuidar que la enfermedad que se padece no progrese de forma desproporcionada o se complique, hasta el lado negativo de “no hacer nada” y creer o aceptar que las enfermedades que se tienen forman “parte normal del envejecimiento”.

Esta capacidad comprende los componentes intrínsecos de cada persona (por ejemplo, los rasgos psicológicos que ayudan a afrontar los problemas individuales y resolverlos de manera positiva o las reservas fisiológicas que permiten a una persona mayor recuperarse rápidamente después de una caída) y los componentes del entorno que pueden mitigar las carencias (por ejemplo, redes sociales fuertes a las que recurrir en momentos de necesidad o buen acceso a asistencia sanitaria y social) (2).

Por lo tanto, para lograr que la población tenga un Envejecimiento Saludable, se deben realizar intervenciones individuales y colectivas, de forma oportuna que permitan gozar de un mayor bienestar, es decir, cada individuo es responsable de su propio envejecimiento y de tomar acción frene a sus situaciones, así como los gobiernos son responsables de proporcionar el entorno adecuado (las políticas de salud y sociales, los sistemas que las sustentan y los servicios que prestan).

¿Cómo prepararse?

Tanto las personas como las instituciones debemos prepararnos para esta situación con infraestructura, equipamiento, formación o capacitación de recursos humanos, programas preventivos y de rehabilitación, así como integrar en esta gran tarea a la sociedad organizada, la comunidad y las familias, generando una cultura de envejecimiento basada en los derechos humanos para el logro de una vejez activa, saludable y digna (1).

Las personas mayores reconocen que es importante tener: un rol o identidad, relaciones, la posibilidad de disfrutar, autonomía (ser independientes y capaces de tomar sus propias decisiones), seguridad y potencial de crecimiento personal.

Algunos aspectos de la capacidad funcional que parecen cruciales para que las personas logren estos fines son: capacidad de tener movilidad, crear y mantener relaciones, satisfacer sus necesidades básicas, aprender, crecer y tomar decisiones y contribuir (2).

Por lo que, si logramos educar a la población desde esta perspectiva del Envejecimiento Saludable, no sólo se seguirá viviendo más, sino MEJOR, es decir, con mejor calidad de vida.

Datos de la vejez en Nuevo León

Según el Perfil Demográfico, Epideiológico y Social de la Población Adulta Mayor en el País, del 2015, en Nuevo León, viven 407,278 adultos mayores, lo cual corresponde al 8.7% de la población, de los cuales, el 49.4% son hombres y el 50.5% mujeres.

En cuanto a las enfermedades de los adultos mayores en NL, el 31% padece diabetes mellitus tipo 2, el 22% hipertensión arterial sistémica, el 6% enfermedades neurológicas, el 11% enfermedades reumáticas, un 3 % presenta enfermedades cardiovasculares, un 8% enfermedades respiratorias, el 5% de ellos está enfermo de cáncer, y el 12% de los adultos mayores padece otras enfermedades.

El 85% de los adultos mayores presenta una discapacidad motriz, y el 15% visual. En base a su capacidad para poder caminar o movilizarse, el 1% de ellos utiliza andadera, el 4% bastón, el 5% silla de ruedas, mientras que el 90% no requiere ningún equipo. Las capacidades auditivas y visuales están disminuidas en el 50% de la población, así mismo las caídas que se han presentado ocurren en el mismo porcentaje en casa o en la calle (50%).

Por otro lado, los adultos mayores que reportaron realizar algún deporte mencionaron que el 25% practica basquetbol, el 20% caminata, el 10% carreras, natación y yoga 15% cada uno, y otros deportes un 17% (1).

Las propuestas de salud pública sobre el envejecimiento

El Perfil de las Personas Adultas Mayores del Estado de Nuevo León, propone políticas públicas para su atención, las cuales desde el punto de vista de salud se resumen en (1):

  1. Fomentar el envejecimiento activo y saludable, entendido como el proceso de optimizar las oportunidades de salud, participación y seguridad a fin de mejorar la calidad de vida de las personas mayores; lo anterior para promover una buena calidad de vida, autoestima y la dignidad de las personas mayores.
  • Fortalecer los programas de salud tanto preventivos como de diagnóstico, tratamiento y rehabilitación para la atención integral de este grupo poblacional.
  • Procurar espacios verdes y accesibles para la realización de actividades socioculturales, lúdicas, de recreación y de reactivación física para las personas mayores.
  • Considerando que una gran parte de la población llegará a ser longeva, se deberá favorecer la accesibilidad en las viviendas, instalaciones públicas y servicios así como promover programas de salud integral de cuidados y atención domiciliaria.
  • Desarrollar programas y diseñar modelos de atención médico – social en base al perfil de la población y la condición funcional de las personas mayores fomentando la preservación de su autonomía.
  • Capacitar al personal que atiende a personas mayores para evitar maltrato.
  • Se deberá promover la accesibilidad a servicios de salud, de educación, de inclusión laboral, culturales y recreativos.

Ya que como instituciones e individuos sabemos hacia dónde vamos, es importante que tomemos acción, por que Vivir Más Y Mejor, a través de un Envejecimiento Saludable, es posible.

La clave: Prevención

Cosas muy simples que podemos comenzar a hacer es cuidar de nosotros mismos, no importa que edad tengas, o si crees que aún eres muy joven para cuidarte, recuerda que la clave del Envejecimiento Saludable es la prevención, por lo que entre más pronto inicies un estilo de vida saludable, tus complicaciones o enfermedades aparecerán más tarde que temprano, y si ya tienes 50 años, o estás por entrar a los 60 años y su clasificación de adulto mayor, aún estás a tiempo.

Algunas cosas muy simples que puedes hacer para comenzar a responsabilizarte de tu Envejecimiento Saludable son:

  1. hacer actividad física la mayoría de los días de la semana,
  2. Evitar el hábito del tabaquismo,
  3. Moderar el consumo de alcohol,
  4. Llevar una dieta de acuerdo a tus necesidades y objetivos, siempre bajo la supervisión de un Licenciado en Nutrición, puedes empezar por incluir frutas y verduras todos los días, tomar mínimo 8 vasos de agua natural, evitar el exceso de sal, así como las frituras y azúcares,
  5. Realízate exámenes médicos periódicos para verificar que todo esté bien, o en su defecto detectar cualquier anormalidad a tiempo y poder corregirla,
  6. Cepilla tus dientes 2 a 3 veces al día, no es normal o una “regla” que se deban caer debido al envejecimiento, además una dentadura saludable te permitirá comer más y mejor a medida que envejezcas.

Si buscas asesoría sobre cómo INICIAR un estilo de vida para lograr un Envejecimiento Saludable, acércate con nosotros, podemos ayudarte. Además,  para festejar a los adultos mayores como se merecen, en ZOI Nutrición Clínica ofrecemos 50% de Descuento en la Segunda consulta o el 2º paciente para adultos mayores de 60 años, vigencia válida hasta el 11 de septiembre. Reserva tu cita aquí.

Información Tomada de:

  1. Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores. (2015). Perfil Demográfico, Epidemiológico y Social de la Población Adulta Mayor en el País. Dirección de Atención Geriátrica, Ciudad de México. Recuperado el 23 de Agosto de 2019, de http://www.inapam.gob.mx/work/models/INAPAM/Resource/918/1/images/ADULTOS%20MAYORES%20POR%20ESTADO%20CD1.pdf
  2. Organización Mundial de la Salud. (2015). Informe Mundial sobre el Envejecimiento y la Salud. Ginebra, Suiza: Organización Mundial de la Salud. Recuperado el 24 de Agosto de 2019, de https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/186466/9789240694873_spa.pdf;jsessionid=2B8A7D98C7D60104E036FD1A39B06CF9?sequence=1
×

Hola!

Da click aquí para que uno de nuestros representantes pueda charlar contigo en WhatsApp o envíanos un correo a melissagarza@zoinutricionclinica.com

× ¿En qué podemos ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: