fbpx

10 tips de estilo de vida para cuidar tus riñones

10 tips de estilo de vida para cuidar tus riñones

Este jueves 12 de marzo, es el Día Mundial del Riñón, y en Zoi Nutrición Clínica, queremos tener una semana con publicaciones en nuestro blog, pues nos parece que algunas personas le dan poca importancia a un órgano tan importante de nuestro organismo.

Hoy, te traemos 10 tips de estilo de vida para cuidar tus riñones. Con el que te planteamos 10 conceptos básicos para adoptar nuevas estrategias para la prevención de enfermedades relacionadas al riñón, que de otra forma pueden ser mortales para el paciente.

Actualidad de la Enfermedad Renal

La alta y creciente carga de la enfermedad renal en todo el mundo obliga a adoptar nuevas estrategias para su prevención y tratamiento.

En la actualidad, según los datos que maneja el Colegio de Nefrólogos de México, unos 850 millones de personas padecen enfermedad renal en todo el mundo, que es la causante de al menos 2,4 millones de muertes al año.

En México, la enfermedad renal afecta a 5 de cada 100 adultos (al 2012), principalmente a varones de edad avanzada, con algún tipo de diabetes o con enfermedad cardiovascular.

Por ello, la detección precoz de la enfermedad renal se considera una prioridad sanitaria para prevenir la progresión a estadios avanzados.

Y aún se vuelve un poco desalentador, pues en un estudio comparativo de países sobre carga global de la enfermedad 1990-2013 realizado por el Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME) y reportado en nuestro país por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), se indica que “en términos del número de años de vida perdidos debidos a muerte prematura (APMP o YLLS) en México, la enfermedad isquémica del corazón, la enfermedad renal crónica, y la diabetes fueron las principales causas en 2013”. En este estudio se reporta que la ERC (Enfermedad Renal Crónica) pasó del “lugar 16” en 1990 entre las principales causas de APMP, al “lugar 2” en 2013.

Una cifra alarmante de 1,386.9 años perdidos debido a muerte prematura en México que obtuvo la cifra más alta en ERC entre los países y se colocó muy por arriba de Canadá (112.5), Alemania (128.2), Estados Unidos (228.7), Chile (309.1), Argentina (331.6), Brasil (366.0) y Sudáfrica (403.9). En cuanto a años perdidos de vida saludable por incapacidad o DALYS (ajustados) se compararon entre varias Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT) y la enfermedad renal crónica mostró tener el mayor crecimiento (176%), en comparación con diabetes (51%), enfermedades isquémicas del corazón (44%), dolor lumbar y de cuello (25%) y trastornos depresivos (14%).

Además si contamos con un estudio español, se da la circunstancia de que los datos que se desprenden del estudio EPIRCE (Epidemiología de la Insuficiencia Renal Crónica en España) concluyen que el 6.8% de la población adulta, aparentemente sana, con una edad media de 49 años, presenta una insuficiencia renal oculta o sin detectar, es decir, 2,3 millones de personas en España padecen este problema y no están diagnosticadas. Es importante hacer énfasis en que No se saben las cifras exactas en México sobre la insuficiencia renal oculta.

El departamento de hemodiálisis del Hospital General de México, explica que la insuficiencia renal crónica “ocurre cuando se produce una disminución de la capacidad de filtrado del riñón, lo que equivale aproximadamente a un 60% de la función normal de este órgano”. Además, el problema radica en que la enfermedad evoluciona sin dar síntomas clínicos por lo que el diagnóstico suele producirse en un estadio avanzado, lo que limita las opciones de tratamiento.

“La insuficiencia renal crónica incrementa los posibles riesgos cardiovasculares, como el infarto o la angina de pecho, y problemas cerebrales, como el infarto cerebral, que están asociados con lesiones en la pared de las arterias que alteran el flujo normal de la sangre, por tanto, la oxigenación y nutrición de esos órganos”, añaden.

10 tips de estilo de vida para cuidar tus riñones

Por ello, el departamento de Nefrología del Hospital General de México ofrece una serie de recomendaciones para cuidar y mejorar la salud renal:

• Incrementar el ejercicio físico, andar, caminar deprisa o inscribirse a un gimnasio, todo bajo supervisión médica.

Además de apoyar a los riñones en su proceso purificador, trae como beneficios adicionales que pone a trabajar el sistema vascular periférico, lo que disminuye la tensión arterial y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Ayuda a reducir el nivel de colesterol malo en la sangre, así mismo a perder peso y quemar grasa. Mejora la fuerza muscular de piernas y abdomen. Hace trabajar al sistema coronario y la musculatura cardíaca. Promueve la generación de endorfinas en el cerebro que mejoran el control del sueño y reducen los niveles de estrés. Pero sobre todo y más importante, ayudar a controlar mejor la diabetes, mejorando con ello las funciones del riñón.

• Cuidar la alimentación para llevar un control adecuado del peso.

Recordemos que el corazón bombea la sangre a nuestro organismo mientras que los riñones la filtran. No queremos que este proceso sufra ningún percance o se detenga. Para ello el consumo de aceite de oliva que promueva la buena circulación cardiovascular; los pescados ricos en omega 3 como el salmón, anchoas, ostras, arenque y sardinas entre otros, evitan la inflamación crónica y retrasan el progreso de la enfermedad renal.

• Cuidar la ingesta diaria de sal, no superando los 5 gramos de sal al día (2g de sodio-NaCl), cantidad recomendada por la OMS, y si se padece hipertensión, disminuirla a 1.5 gramos de sodio (NaCl), el equivalente a 3.8 gramos de sal.

El cloruro de sodio (NaCl) es un mineral necesario en la dieta del ser humano, pero su exceso puede incrementar los riesgos cardiovasculares y su uso adicional no es requerido por el organismo. Por lo tanto, es mejor evitar los alimentos ahumados, no consumir alimentos embutidos o caldos concentrados (como los sazonadores en polvo o en cubitos). Es mejor una alta cantidad de verduras que contienen sodio por si mismas, agregar hierbas o condimentos para no usar sal. Si desea ahondar más por favor visite esta liga.

• Control médico para prevenir riesgos cardiovasculares o atenuar la progresión de la insuficiencia renal crónica evitando la ingesta de antinflamatorios no esteroideos.

El grupo de fármacos conocidos como AINEs (AntiInflamatorios No Esteroideos) que prescriben los médicos en su práctica diaria, no está exento de riesgos; es frecuente que su indicación se realice sin la suficiente evaluación de los beneficios contra los daños que potencialmente pudieran causar de no ser prescritos adecuadamente, sobre todo en aquellos pacientes en quienes no se conoce la presencia de enfermedad renal (enfermedad oculta). Evitar la automedicación de fármacos como paracetamol o Tylenol, ketorolaco, diclofenaco, ibuprofeno o naproxeno, por mencionar algunos de los más conocidos, es de alto impacto para el funcionamiento del riñón. Más información aquí.

• Control de la presión arterial, que debe estar entre 130-139/80-85 mmHg; se recomienda un nivel más bajo en quienes padecen diabetes y otras patologías médicas. Es importante considerar que el valor IDEAL u ÓPTIMO de presión arterial debe ser menor a 120/80mmHg.

Reduce tu exceso de peso y cuida la cintura, haz ejercicio regularmente (Como lo indicamos en el primer punto), lleva una dieta saludable (punto 2), reducir el consumo de sodio (punto 3), limitar la cantidad de alcohol que bebes, dejar de fumar, reducir el consumo de cafeína, reducir el estrés, entre otros, te ayudará a tener un control más férreo sobre tu presión arterial. Es muy importante que busques apoyo profesional para realizar cualquiera de estos puntos.

• El colesterol LDL (colesterol malo), debe estar por debajo de 130 mg/dl.

El colesterol “malo” o LDL (Low Density Lipoproteins por sus siglas en inglés) son sustancias “grasas” que se encuentran en todas las células del cuerpo, nuestro hígado produce este colesterol en sus procesos, por lo tanto, es mejor reducir su consumo adicional al ingerir alimentos como carne magra (sin grasa) y productos lácteos descremados. Se dice que éste es malo, porque se va almacenando en las arterias y puede causar enfermedades cardiovasculares.

• El colesterol HDL (colesterol bueno) por encima de 40 mg/dl.

El colesterol “bueno”  HDL (High Density Lipoproteins) también es producido por el hígado pero a diferencia del malo, el bueno lleva al malo al hígado a ser procesado para después ser eliminado. Para lograr que los niveles de colesterol buenos sean los indicados, necesitas comer grasas buenas, mono y poliinsaturadas, en lugar de grasas malas, saturadas.

Esto significa limitar las grasas saturadas, que incluyen la leche entera y los quesos grasosos, las carnes con alto contenido de grasa como las salchichas y el tocino, y las comidas preparadas con mantequilla, manteca de cerdo y aceite vegetal hidrogenado. También debes evitar las grasas trans, que pueden estar en algunas margarinas, alimentos fritos y alimentos procesados como productos horneados. En cambio, come grasas insaturadas, que se encuentran en el aguacate, aceites vegetales como el aceite de oliva y nueces. Limita los carbohidratos, especialmente el azúcar. También intenta comer más alimentos naturalmente ricos en fibra, como avena y frijoles.

• Los triglicéridos por debajo de 150 mg/dl.

Estos también son un tipo de grasa, la más común del cuerpo. Provienen de alimentos, especialmente aquellos altos en grasa y en azúcares simples y/o refinados, como pastelillos, galletas, papas fritas, entre otros. Los triglicéridos también provienen de calorías adicionales. Estas son las calorías que comemos pero que nuestros cuerpos no necesitan de inmediato. El organismo cambia estas calorías adicionales en triglicéridos, y los almacena en las células de grasa. Cuando el cuerpo necesita energía, libera los triglicéridos. Las partículas de lipoproteína de muy baja densidad llevan los triglicéridos a todos los tejidos que lo requieran, para ser utilizados como energía.

Por ello, es importante limitar los niveles de triglicéridos. Reducir el consumo de alimentos con azúcar procesada, controlar el exceso de peso, evitar el uso de cigarrillos, no consumir alcohol en exceso, evitar la ingesta de medicamentos no indicados por un profesional, cuidar la salud de la tiroides, entre otras cosas.

Tener un alto nivel de triglicéridos puede aumentar el riesgo de enfermedades del corazón, como la enfermedad de las arterias coronarias.

• Control de glucemia con la hemoglobina glucosilada (HbA1c) por debajo del 6.5%.

El control de los niveles de glucosa en sangre es fundamental para tratar de evitar, minimizar y/o retrasar las complicaciones que pueden provocar de forma aguda pérdida de consciencia y de forma crónica daño, en los ojos, los riñones, los pies y el corazón.

Los azúcares que se ingieren con los alimentos son transformados por el metabolismo en glucosa. Ésta se desplaza a través del torrente sanguíneo hasta alcanzar las células de diferentes tipos de tejido proporcionando la energía que necesitan para funcionar. El ejemplo más claro de este proceso es el del tejido muscular, que necesita de esta energía para realizar el esfuerzo que le exige cada movimiento. Para más información aquí.

• Abandonar el consumo de tabaco.

Ya todos sabemos el daño tremendo que causa la adicción al tabaco. La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica el tabaco como una de las mayores amenazas para la salud pública en el mundo. En torno a 1300 millones de personas son consumidores de tabaco en el mundo, y este consumo genera una tasa de mortalidad anual de 6 millones de personas; de las cuales se estima que 600.000 personas fallecen anualmente por los efectos pasivos del consumo. De acuerdo a estimaciones publicadas por la OMS, en las próximas dos décadas se prevé un incremento de la tasa de mortalidad, pudiendo llegar a alcanzar a lo largo del siglo XXI cifras de en torno a 1 billón de personas, si no se toman medidas efectivas al respecto.

 Además de su carácter adictivo, lleva un curso crónico en las vías respiratorias, disminución del rendimiento físico, enfermedades periodontales, dependencia a la nicotina y problemas renales, sin mencionar nerviosismo, problemas de sueño, disminución de la libido, entre otras.

Hablando de problemas de carácter renal, varios estudios evidencian una asociación entre el consumo de tabaco y la presencia de enfermedades cardio vasculares, siendo ésta la mayor causa de morbi-mortandad en pacientes con enfermedades renales. Para un estudio más amplio, consulte aquí.

Conclusión

Un buen cuidado de nuestra salud renal, no solo prolongará nuestros años de vida, sino además la calidad de la misma. Es importantísimo entender la función de este órgano, para dimensionar el impacto a la salud de nuestros riñones.

Seguir estos 10 tips de estilo de vida para cuidar tus riñones, fomentará una salud sin igual en tu vida. Cuida tus riñones no solo en el Día Mundial del Riñón, sino todos los días, y notarás una diferencia fantástica en tu organismo.



×

Hola!

Da click aquí para que uno de nuestros representantes pueda charlar contigo en WhatsApp o envíanos un correo a melissagarza@zoinutricionclinica.com

× ¿En qué podemos ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: